martes, 28 de octubre de 2014

Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi




El Payaso Chacovachi (su nombre real es Fernando Cavarozzi) es un payaso y bufón argentino, nacido en Buenos Aires,Argentina, el 21 de abril de 1962. Es uno de los payasos de referencia de Argentina, artista callejero, fundador del Circo Vachi, director de espectáculos y director artístico de la Convención Argentina de Circo, Payasos y Espectáculos Callejeros desde sus inicios en 1996.

Fernando Cavarozzi inició su carrera en 1983, después de haber sido soldado en la Guerra de las Malvinas. Se formó en la escuela de mimos Angel Elizondo, y no fue hasta 1984 que acuñó su nombre artístico Chacovachi, deformando el nombre de un pueblo de Río Negro: Ingeniero Jacobacci. Fue de los primeros artistas callejeros de Argentina en trabajar el payaso de calle, primero en el Parque Centenario, Parque Lezama y posteriormente en Plaza Francia, donde trabajó 15 años y se forjó un nombre como artista de referencia, siendo considerado el payaso de Plaza Francia.
 Sin duda, su gran aportación al mundo del payaso es su estilo, hablador, contundente, incisivo, directo y que busca la reacción del público mediante veladas reflexiones humanas y sociales, con un marcado humor ácido. Un estilo que marcó tendencia en las sucesivas generaciones de payasos en Argentina.

Con su propio circo, Circo Vachi (una de las carpas pioneras dentro del llamado nuevo circo en Argentina), realizó 12 temporadas consecutivas en la costa argentina, en San Bernardo del Tuyú, aunque en la década de los noventa, Chacovachi empezó a viajar cada vez más a menudo a Europa, principalmente a España, donde se convirtió en un habitual de los festivales de teatro más importantes, como la Convención Europea de Malabaristas o sobre todo la Feria de Tárrega, que le abrió la puerta al mercado europeo. Circo Vachi cerró sus puertas tras los dificultades y prohibiciones (se limitaron mucho las habilitaciones) surgidas tras la tragedia de República Cromañón.

El Payaso Chacovachi ha trabajado en Marruecos, Cuba, Perú, Brasil, Venezuela, España, Inglaterra, Holanda, Colombia, Francia, entre otros países. Es el director de la Convención Argentina de Circo, Payasos y Espectáculos Callejeros, considerado el mayor congreso de humor y circo de Latinoamérica. Además, también preside la Fundación Humor y Circo Argentino Para El Mundo, que colabora con diversas instituciones argentinas para el desarrollo de proyectos circenses.

Fuente: Wikipedia

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

Fernando Cavarozzi
Chacovachi

domingo, 26 de octubre de 2014

Gardi Hutter

Gardi Hutter





Gardi Hutter: inevitable payasa teatro, actriz, y la mímica.
Declarada un tesoro nacional en su Suiza natal, ha llegado a ganar premios en todo el mundo. La maravilla de su arte es menos en lo que hace (mucha de la cual desafía descripción útil) que en la precisión, especificidad y extraordinario aspecto físico de cómo lo hace. Ella es tan completamente en el momento, en cada momento, que casi parece sorprendido en los resultados de algunas de sus esquemas.

Sus expresiones faciales solo haría un show-y conseguir una risa. Su payasa es intemporal.



Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter

Gardi Hutter




sábado, 25 de octubre de 2014

Hermanos Videla

Jorge y Oscar Videla
Luisito y Pacusito
Hermanos Videla




Los Videla descienden de tempranos inmigrantes que, por relaciones y oficio, se fueron acomodando a la vida colonial de la ciudad de Mendoza y que siguieron en pie durante la emancipación americana. Algún Videla fue chasqui de San Martín, dicen.
 A fines del siglo diecinueve, la familia tenía un taller metalúrgico que fabricaba carros y armas para el ejército. Por los cruces de familias, se había labrado un apellido resonante: Videla Correas Salinas. La memoria de Jorge y Oscar sólo se remonta hasta ese punto, hasta los fines del siglo diecinueve, la época del bisabuelo, Julio Videla Correas Salinas, su taller metalúrgico y las peleas con sus hijos, Luis y Rufino. Lo demás se pierde en la nebulosa. Pero para la historia familiar, y para la del circo también, esa limitación es conveniente, pues coloca el relato al nivel del símbolo. De forma oblicua, el bisabuelo Videla señala el origen del circo. Es la autoridad necesaria para la rebelión. La memoria circense de los Videla empieza con una separación entre el padre y los hijos, con la imagen romántica de un abuelo prófugo.
Ni Luis –el abuelo de los hermanos se llamaba Simón Luis, pero lo refieren por su segundo nombre- ni su hermano Rufino querían trabajar en la fragua de su padre y eran castigados por ello con frecuencia. Probablemente, el severo Julio veía con furia que la tradición familiar, tan largamente trabajada, conquistada con tanto esfuerzo, se desvanecía en sus hijos. Luis y Rufino, por cierto, tenían otros planes, tal vez no muy definidos pero, sin duda, no incluían la fragua.
Se fugaron un día de la casa paterna. Luis –el prófugo que nos interesa- se metió a farolero para sobrevivir la exclusión del ámbito laboral de su padre. Pero no le fue bien. Tenía solo quince años y la posibilidad de encontrar un fantasma, una mujer sin cabeza o algo por estilo, mientras prendía los faroles, lo hizo abandonar su flamante empleo. No renunció a la conquista de su independecia, sin embargo, y pronto reorientó su rumbo. Pasaba por Mendoza un circo –no sabemos cuál- y se incorporó a él con su hermano. Rufino lo dejó al poco tiempo, para seguir la carrera militar. Luis se quedó y aprendió las artes.
Con los años –se resume así una larga vida y una mutación familiar- supo ser acróbata, anillista, jinete y actor (por sus diestras caracterizaciones de sargento lo apodarían más tarde "el rey de los sargentos"). A los veinte años se casó en un circo por primera vez (aún se casaría tres veces más). Entretanto, durante las giras, fueron viniendo los hijos, que sumarían doce, finalmente. El abuelo trabajó en diferentes compañías. Pasó por el circo de los Podestá y por el de Rafeto.Estuvo también en el circo Fernández Fassio, el Méndez, el Manetti, el Politeama Campos. 
En el circo, aprendió a ser payaso. Hay una foto de 1910 que lo retrata como el Tony Panchito.
Apoyado sobre un bastón, calza grandes chalupas y viste un enorme pantalón con tiradores y una camisa desabrochada con el cuello abierto. Posando para la foto, maquillado y con el pelo revuelto, Panchito mira el objetivo con desafiante seriedad, salvajemente. En la década de 1940, fundó su propia empresa con sus hijos, y la llamó "Hermanos Videla". No deja de ser curioso que la fuga de una tradición haya dado pie, finalmente, al establecimiento de otra, que el rechazo del taller metalúrgico de don Julio haya sido el origen de la dinastía circense de don Luis. El abuelo murió en Concordia en 1958. Tenía ochenta años.

En 1980 Los Hermanos Videla abandonaron la vida trashumante para fundar en 1980 la primera escuela de circo de Argentina, que sigue funcionando"Circo criollo"


Jorge y Oscar Videla
Luisito y Pacusito
Hermanos Videla

Jorge y Oscar Videla
Luisito y Pacusito
Hermanos Videla

Jorge y Oscar Videla
Luisito y Pacusito
Hermanos Videla

Jorge y Oscar Videla
Luisito y Pacusito
Hermanos Videla

Julio Videla(Tony Panchito) abuelo de Jorge y Oscar Videla.

Escuela de circo:Circo Criollo
Hermanos Videla

jueves, 23 de octubre de 2014

Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves, más tarde conocido como Benjamim de Oliveira nació en Pará de Minas, en Minas Gerais, el 11 de junio 1870 era el cuarto hijo de los esclavos  Malaquías y  Leandra. 

A los 12 años, se escapó con el circo Sotero, donde comenzó a trabajar como un trapecio y números acrobáticos. Artista Severino de Oliveira, su asesor en el circo, adoptó su nuevo apellido, pero dejó la compañía de tres años después. Benjamim pasó por varios circo como acróbata todavía para debutar como un payaso, un recorrido en São Paulo, para reemplazar el artista original, que estaba enferma.

Benjamim de Oliveira fue una de las figuras más importantes en el mundo del circo, el primer payaso negro y Brasil, según el investigador Brício de Abreu, el primer mundo del payaso negro.

En 1892, se unió al circo portugués Manoel Gomes, conocido como Comandante Bucket. Fue entonces cuando conoció a un payaso conocido el aficionado al circo, y se convirtió en su amigo, dice el investigador Nei Lopes. Este admirador era entonces presidente Floriano Peixoto.

En 1896, conoció a Affonso Spinelli. Hasta los 30 años, Benjamim actuó en el Circo Spinelli, un período que correspondía a sus años de mayores glorias. Entre 1907 y 1912, el payaso ya muy popular Benjamin de Oliveira registró cancioncillas, canciones populares y lundus seis álbumes para Columbia Records. En los interludios de circo, cantando acompañado de una guitarra.

Hasta 1938 fue el nombre principal del Circo de Brasil, actuando en el Circo Clown o como Tony Spinelli y como actor teatral en varios pedazos, promovido como un complemento a la sesión de circo. El circo-teatro alcanzó su apogeo entre los años 1918 y 1938, siendo introducido en Río de Janeiro por Benjamin, que comenzó con parodias de cuentos operetas y teatralizados de hadas, llegando a la presentación de las obras de Shakespeare. Esta versatilidad ha hecho de la obra de Benjamin de Oliveira marcó una revolución en el Circo de Brasil. Fue aclamado como el rey de los payasos en Brasil y respetado por los hombres de teatro como Procopio Ferreira.

Benjamin terminó su carrera en el circo en la década de 1940 y murió en Río de Janeiro el 3 de mayo de 1954.

Fuente:Wikipedia

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira

Benjamim Chaves
Benjamim de Oliveira


miércoles, 22 de octubre de 2014

Frankie Saluto

Frankie Saluto
El pequeño (era de corta estatura) Frankie Saluto (1906-1982) rápidamente se transformó en uno de los mejores payasos de circo. Comenzó su carrera en 1928 y poco tiempo después se unió al circo de los hermanos Ringling, se hizo famoso como el enano de cara blanca con el gran conejo vivo y por la interpretación de Charlie Chaplin en versión enana; además perteneció al los Ringling Giants, un equipo de baseball formado por enanos cuya función era la de promocionar el circo. Saluto tuvo el honor de ser nombrado "el payaso más famoso en el RBB&B", distinción que le otorgó como premio un prendedor de diamantes; frecuentemente se encontraba su fotografía en programas de circos, además de libros sobre circos y payasos. Se retiró a los 65, después de 46 años de carrera.


Frankie Saluto en su famosa imitación de Chaplin

Frankie Saluto

Frankie Saluto

Frankie Saluto

Frankie Saluto y sus compañeros de Ringling Bros and Barnum and Bailey

Frankie Saluto